RECLAMACIÓN DE DEUDAS DINERARIOS NO CONTRADICHAS, EN NOTARÍA

Desde la Notaría Muñoz-Cuesta, en Sueca, continuamos desgranando algunas de las importantes competencias que  la reciente Ley de Jurisdicción Voluntaria ha atribuido a los notarios. Nos referimos en este momento al procedimiento de  reclamación de deudas dinerarias no contradichas (comúnmente conocido, aunque no es exacto, como “Monitorio”.

cobrar-las-deudas

Competencia.- Exclusiva.

Regulación.- Artículos 70 y 71 LN.

Esquema del procedimiento.- Se aplica sólo a deudas dinerarias de naturaleza civil o mercantil, líquidas, determinadas, vencidas y exigibles. El No­tario competente es el del domicilio del deudor que figure en el documento que acredite la deuda, o el del domicilio documentalmente demostrado, o el de la residencia habitual del deudor o el de cualquier lugar en el que el deudor pueda ser hallado. El Notario deberá examinar de oficio su propia competencia y dejar constancia de ello en el acta.

– No se puede utilizar para deudas con consumidores o usuarios, ni para las que deriven del artículo 21 LPH, ni para las de alimentos de menores o per­sonas con capacidad modificada judicialmente (por tanto, sí otras deudas de alimentos), ni para las reclamaciones contra una Administración pública.

– Al Notario debe presentarse el documento que origina la reclamación. Aquí es muy importante el juicio del Notario, porque tiene que decidir si la deu­da es indubitada. Si piensa que no lo es, podrá rechazar el requerimiento. Además, en todo caso, deben proporcionársele los datos de identidad de las partes; su domicilio, tal como figure en el documento de la deuda o en otro documento; el origen, naturaleza y cuantía de la deuda, desglosando el princi­pal, intereses remuneratorios y de demora.

– Autorizada el acta, requerirá de pago al deudor para que en veinte días hábiles pague la deuda. Si no lo localiza en ninguno de los domicilios señalados

  • o no se puede entregar el requerimiento, el Notario lo hace constar así y cierra el acta, pudiendo el acreedor acudir a la vía judicial.

– Se entiende válidamente realizado el requerimiento al propio deudor, aunque rehúse recibir la cédula, así como a un empleado, familiar o persona mayores de edad que se encuentren en el domicilio; a la persona encargada de recibir documentos, si la notificación se hace en lugar de trabajo no ocasional;

  • o a un miembro del órgano de administración, representante o persona encar­gada de recoger notificaciones, en caso de persona jurídica.

– Si el deudor comparece y paga, se hace constar por diligencia, el Nota­rio entrega al acreedor la cantidad recibida y el acta sirve de carta de pago. Si el deudor paga directamente al acreedor y este se lo confirma expresamente al Notario, se cierra el acta, también como carta de pago; si no se lo confirma, se cierra también el acta, pero queda abierta la vía judicial.

– Si el deudor comparece para oponerse, se recogen en diligencia sus manifestaciones, se comunica al acreedor y se cierra el acta, quedando abierta la vía judicial.

– Si el deudor no comparece, el Notario lo hace constar así y cierra el acta, que en este caso se convierte en título ejecutivo extrajudicial.

  Para cualquier cuestión no dude en contactar con la Notaría Muñoz-Cuesta, en Sueca

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Novedades legislativas Notaria Sueca y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s